Sueños compartidos

Texto: Fabio López (A. Cultural "La Alhóndiga" de Arévalo - La llanura)
Fotografías de la visita: Pilar González, Juan Jesús Villaverde, Juan Antonio Herranz, y añadidas en histarco, de David Rubio

En una espléndida mañana de otoño nos dimos cita una vez más en la plaza del Arrabal de Arévalo, como casi siempre, para iniciar uno más de nuestros viajes. Un nutrido grupo de gente variopinta que no llegaba al centenar pero que fue capaz de conformar una caravana de vehículos, todos llenos, que llamaba la atención de los viandantes por su longitud y su inusual recorrido.
El destino esta mañana de domingo y a esas horas era la Coca segoviana, la antigua Cauca romana, cuna de Flavio Teodosio, Teodosio I el Grande, emperador romano desde el 379 de nuestra era hasta su muerte. Allí, en Cauca, nos esperaba Víctor Magister, mitad segoviano mitad romano, y alguno de sus conmilitones en esta lucha que dura ya tiempo por difundir la Cultura, recuperar todo lo que se pueda del pasado de esa Comunidad de Villa y Tierra y compartirlo con los que quieran acercarse a esas fuentes del Saber que han dado origen entre otras cosas a Histarco.


El camino matinal nos mostraba en todo su esplendor una naturaleza feraz, plena de colorido. Ya vamos estando acostumbrados a movernos entre el Voltoya y el Trabancos con una cierta soltura, aunque no nos acompañe Luisjo el de los Bichos, sus enseñanzas parece que han surtido efecto. Identificamos con relativa facilidad diferentes especies de árboles, algún que otro bichejo hermano y sobre todo, tenemos plena conciencia de nuestro lugar en este ecosistema pleno de piezas en biológico equilibrio.
Los valles de los ríos muestran una vegetación diferente del llano. Ese conjunto de labrantíos, manchas de pinar, alamedas, masas vegetales, humedales y prados se suceden conforme avanzan los vehículos. Los pinares ya mostraban un buen número de visitantes en busca de los preciados hongos que como fruto otoñal nos ofrecen. Los níscalos, Lactarius deliciosus, siguen siendo los más buscados sin ser con mucho los más sabrosos. Son los más conocidos y reconocidos pero las delicias del bosque en forma de hongo son múltiples, ricas y variadas, pero eso es historia de otro momento.

Enlace a las imágenes:

Llegados a Cauca ya nos impresiona el aspecto del castillo, magnífico ejemplo de fortaleza artillada pero que parece de cuento de hadas. Hay veces que pienso que los de Disney vieron el Alcázar de Segovia y el castillo de Coca antes de hacer todas esas películas de hadas y príncipes y princesas y brujas malvadas. Confieso que a veces resulta más atrayente una buena bruja que una dulce princesa...

Categoría:

Copyright © 2015 Histarco. Todos los derechos reservados.
Webmaster: David Rubio